D. JOSE LUIS GÓMEZ NAVARRO ( 24 de marzo de 1869 - 9 de mayo de 1954)

 

La Providencia concedió al pueblo de La Romana un singular y extraordinario protector, convertido en hijo adoptivo suyo y honra de nuestra Pátria: El Excmo. D. José Luis Gómez Navarro. Gracias a tan providencial bienhechor, La Romana fue dotada de anchas y esbeltas calles, de un excelente paisaje urbano y de todos los servicios indispensables en un pueblo moderno y bello: Donó solares para la construcción de jardines ydel grupo escolar de La Romana, además de aportar el material y la cantidad en metálico necesaria para su construcción (1933); y para la construcción de las escuelas mixtas de Algayat, Boquera y Alcaná (1931) para la Instalación de la línea telefónica en La Romana (1935), del Matadero municipal (1931), del Cuartel de la Guardia Civil, para el alumbramiento de aguas en La Romana... Donativos constantes para colaborar a la mejora de las instalaciones y necesidades del pueblo al que tanto quería. En cuanto actos humanitarios, no había enfermo, pobre, obrero en paro ni familia necesitada dela localidad que no recibiera el auxilio y consuelo de D. Luis (como le llamaban aquí). Era el consejero y guía de cuantos a él acudían. Coin sobrada razón era conocido como "El Protector de La Romana". De mayor realce a tan gran proceder: la excesiva modestia con que realizaba los hechos reseñados. Cuando cada verano llegaba a La Romana (Alicante) para pasar las vacaciones, inmediatamente consultaba a las Autoridades y se interesaba por las necesidades de la ciudad y, en aquellos años de 1.931 a 1.935 en que solía haber paro obrero, se interesaba, igualmente, por aquél y entregaba al Alcalde una cantidad importante en metálico para que fuese remediado y se realizaran mejoras urbanísticas o de otra índole. Instituyó con carácter gracioso para todos los nacidos en La Romana y su término municipal, la donación de una cartilla de ahorro con una imposición inicial de 10 pesetas en principio y más tarde 25. A todos los niños del pueblo, tras recibir su Primera Comunión, los recibía en su domicilio de La Pinada y les obsequiaba con unas pastas y unas golosinas y, a continuación, entregaba a cada uno una cantidad en metálico (una peseta de la época) y, seguidamente les decía: “Esta peseta que jo vos done es pa que, si teniu algún amiguet pobret, pugueu ferli una limosna” Natural de Novelda, se esposó en 1905 con Dña Luisa, hija de Dña Antonia Navarro Navarro. Esta rica empresaria de Novelda repartió la antigua hacienda que había sido propiedad de los Marqueses de La Romana entre sus dos hijas. A D. Luis y a Dña Luisa les correspondió lo que hoy es La Pinada y donde fijarían su residencia familiar veraniega. Ilusionados con este proyecto comienzan la construcción por la bodega y la almazara, al considerarlas más necesarias para la buena marcha de la finca, y, por fin, en 1914, ven acabada su obra más querida, la casa de La Pinada. En ella pasan los veranos, Luisa disfruta del aire libre y de los productos del campo, hace conservas, mermeladas, que luego lleva a Madrid, donde le recuerdan los sabores de su tierra. Fué Ingeniero de Caminos, canales y Puertos; titulación que alcanzó en 1894 en Madrid, donde fue profesor de la escuela de ingenieros desde 1915 hasta 1936, impartiendo la ensenanza de Ingeniería Hidráulica.El pueblo de La Romana siempre fue agradecido con Don Luis: Le nombra Hijo Adoptivo por acuerdo del Ayuntamiento de fecha 4 de julio de 1931. En diciembre de 1932 el Alcalde, José Ferrándiz, convoca a los romanenses para que desde el Ayuntamiento se dirijan en manifestación a La Pinada para agradecer a Don Luis sus gestiones en favor de las escuelas. En diciembre de 1933, con motivo de la inauguración de las escuelas colocan en ellas una placa dándoles su nombre y vuelven a manifestarse en La Pinada. En enero de 1935 colocan una lápida en su honor y dan su nombre a una plaza. Con motivo de su entierro, en mayo de 1954, la manifestación de duelo fue algo impresionante. El féretro fue llevado a hombros por los romanenses desde el inicio del término municipal hasta la iglesia, y desde allí otra vez al cementerio, donde, ante el panteón familiar, se rezaron los responsos y el Alcalde leyó la oración fúnebre del pueblo a su hijo predilecto.
DÑA ANTONIA NAVARRO NAVARRO. (21 de abril de 1846 - 17 de noviembre de 1921)

 

Antonia Navarro Navarro (1846-1921), de Novelda, fue una de las mujeres más emprendedoras de su época. Heredera de una gran fortuna, adquirió en 1904 las propiedades que los descendientes de los Marqueses de La Romana tenían en el actual término municipal de La Romana y que, entre los años 1914 y 1918 comezó a urbanizar; impulsando de esta manera la configuranción del actual casco urbano de esta población.

Junto con su padre,Luís Navarro Navarro, “El Pichocho” lideraban una de las familias más ricas y poderosas de Novelda de finales del S. XIX, teniendo una amplia influencia en todas las esferas del municipio. Luis fue un buen negociante a finales del siglo XIX, pionero en la elaboración y exportación de azafrán, contratista del estado, accionista del Banco de España, prestamista,... llegó a ser el primer contribuyente de Novelda en la última década del s XIX; figuró incluso como concejal electo en 1884 y Alcalde en 1895. Dña Antonia estuvo casada (1866) con Luís Navarro Abad y quedó viuda ocho años después (1874)con tres hijos: Carmen (1867), Luisa (1873) y Antonio (1871), que murió de tuberculosis a los 12 años. Tras el fallecimiento de su marido, Antonia volvió al hogar paterno, aprendiendo a llevar los negocios de su padre. A la muerte de éste, Antonia heredó una gran fortuna que ella misma incrementó; continuando y consolidando los negocios familiares. Construyó y vivió con su madre en la actual Casa Museo Modernista de Novelda (Calle Mayor, 24), hasta la muerte de aquélla (1912). Sus propiedades inmobiliarias y rústicas se hallaban repartidas por diferentes lugares.Su hija Carmen se casó con Antonio Gómez-Tortosa en 1888; y Luisa, con José Luis Gómez Navarro en 1905. En 1904 compra a la Duquesa de Medina Sidonia (hija del Marqués de La Romana) el rico y amplio patrimonio que poseía en los términos de Novelda, Monóvar y Elda por una suma de 700.000 ptas Durante los años 1914-18 se dedicó a urbanizar parte de estos terrenos adquiridos en el caserío de La Romana, perteneciente, por entonces, al término de Novelda. Vendió terrenos de su propiedad para que se construyesen casas en las nuevas calles abiertasEn La Romana costeó la construcción de la actual Iglesia de San Pedro, que fue inaugurada el 21 de abril de 1910, siendo alcalde pedáneo D. Enrique Jover. D. José Luis Gómez Navarro, mirando por la seguridad de los fieles y por la conservación de la referida iglesia costeó un pararrayos para que se instalase en la torre del referido templo, acto verificado en junio de 1.912. El 14 de junio de 1912 se bendijo la iglesia de La Romana. Y el Ayuntamiento acordó colocar en ella el reloj de torre que existía en Novelda.El 17 de septiembre de 1917 el Ayuntamiento de Novelda acordó adoptar su nombre para una de las tres primeras calles que se urbanizaron en el caserío de la Romana. Actualmente todavía mantiene el nombre.

D. ANTONIO GÓMEZ TORTOSA (7 de enero de 1854 - 6 de septiembre de 1929)

 

Natural de Petrer, emparentó con la familia de Antonia Navarro, esposándose con su hija Carmen Navarro Navarro. De esta unión nacieron 3 hijas (Carmen, Luisa y Mercedes; casándose dos de ellas con José Vicens Moltó y César Cort Botí) y 1 varón (Luis). Fue yerno de JLGN
Al terminar el bachillerato, comienza la carrera de Derecho en la Universidad de Valencia, que terminó en Madrid. Se desplazó a Bolonia (Italia) en 1876 para obtener el Doctorado, en el Real Colegio Mayor de San Clemente de Bolonia, y en 1879 logra el “Laureato in Jurisprudencia” (título equivalente al de Doctor en Derecho). Ya en España, gana la oposición a judicatura y, desde 1881, ocupa la plaza de juez en diversas localidades hasta ocupar finalmente la de Novelda. En 1895 solicita la excedencia para ocupar la plaza de Rector del Real Colegio de Bolonia, donde había cursado sus estudios, y de cónsul de España en aquella ciudad. De nuevo en España reingresa en la judicatura y en 1904 toma posesión como juez de Xátiva (Valencia), posteriormente de Dolores (Alicante) y después ocupó plaza en Madrid como Magistrado en el Tribunal Supremo. A finales de la primera década del s XX, a solicitud de las más altas instituciones del Estado, regresa a Bolonia, siendo nombrado en 1909 “Visitador y Comisario Regio del Patronato de la Corona de España en el Colegio Mayor de los Españoles en Bolonia”. En Bolonia tuvo una estrecha relación de amistad con el entonces Arzobispo de Bolonia y que, con posterioridad, sería nombrado Papa bajo el nombre de Benedicto XV (entre 1914 y 1922). Benedicto XV le reconocería en 1918 su excelente labor en Bolonia con la concesión del título pontificio de “Conde”. En 1910, ya de vuelta a España, ejerce el cargo de juez en Nules y Villena. Afincado definitivamente en Novelda, participa activamente en política. De ideología liberal, lideraba el grupo partidario de José Canalejas. Fue concejal y diputado provincial. Su hermano, Daniel Gómez-Torstosa fué también concejal y alcalde por este grupo político, en enfrentamiento constate con los liberales de la rama más derechista que lideraba el cacique D. Tomás Abad Aenda y su familia. El 17 de septiembre de 1917 el Ayuntamiento de Novelda acordó adoptar su nombre para una de las tres primeras calles que se urbanizaron en el caserío de la Romana.La vida de D. Antonio fue una vida dedicada al servicio público, a la Monarquía y aún contando con medios suficientes para llevar una vida cómoda y holgada, no cesó su actividad profesional y humanitaria. En Novelda realizó importantes obras de caridad: Aportó cantidades importantes para remediar situaciones y convertir en realidad proyectos. Pero además de sus responsabilidades profesionales llevó una intensa vida social alternando con un amplio círculo de amistades y hospedó en su palacio de la Calle Mayor de Novelda a notables personalidades de la vida política, religiosa y social. Entre otros a José Canalejas y al nuncio del Papa. Entre las condecoraciones que reconocían su labor fue nombrado: Comendador de número de la Orden de Isabel la Católica, Arcade Romano, se le otorgó la Cruz del Mérito Naval, Caballero de la Orden Civil de Alfonso XII, Gran Oficial de la Corona de Italia. El 21 de abril de 1912 se encargó del protocolo con motivo de la bendición de la nueva iglesia de La Romana, a expensas de su suegra Dña Antonia Navarro Mira; asistiendo el alcalde de Novelda con varios concejales y otros autoridades provinciales y personalidades de la vida social y política. En La Romana tuvo lugar su fallecimiento a los 75 años de edad (6/09/1929), pedanía que había sido de Novelda, poco después de haberse constituido municipio independiente de aquella. Está enterrado en el cementerio de Novelda.
D. LUIS CALPENA Y ÁVILA (1860- 7 de enero de 1921)

 

Orador sagrado español de los s. XIX y XX, predilecto de la aristocracia madrileña, utilizó sus influencias en favor de los intereses de La Romana, cuando era una partida de Novelda. Fue un personaje muy querido por los romaneros y que se preocupó por la prosperidad de estos campos en las primeras décadas del siglo XX. El 17 de septiembre de 1917 el Ayuntamiento de Novelda acordó adoptar su nombre para una de las tres primeras calles que se urbanizaron en el caserío de la Romana. (actualmente se denomina "Music José Mira Pepín"). En mayo de 1918 fue nombrado hijo predilecto de Novelda, donde descansa en el panteón familiar del cementerio de esta localidad.
Entre otros logros, destaca su labor junto a D. Antonio Gómez Tortosa a favor de la construcción de la carretera Novelda-La Romana. Su agran afecto por La Romana le hizo volcarse en este proyecto, empleando toda su voluntad y también todas sus influencias. A principios del mes de agosto de 1913 se expuso en la puerta de la Iglesia del caserío el siguiente telegrama en el que el Sr. Calpena comunicaba a D. Antonio que había logrado que se tramitara la solicitud en el Consejo de Ministros y que se haría realidad el proyecto: «Tramitación de carretera terminada. Conseguí la viera Consejo de Ministros ayer; hoy va Gaceta; se subastará primeras subastas Ministerio, cuatro septiembre, por 104.607 pesetas. LUIS CALPENA». No viviría lo suficiente para ver convertido en realidad este anhelado sueño, construido años más tarde (entre 1922 y 1925).Nació en Biar e hizo sus estudios en el seminario de Orihuela, donde se reveló pronto como predicador de altura. A los 18 años, todavía alumno, desempeñó la cátedra de Ciencias Naturales. Hizo una carrera brillante, coronada con el doctorado en Teología, y la ordenación sacerdotal en 1886.
      Su primer ministerio lo ejerció en Novelda (Alicante), donde fundó un colegio de estudios superiores. Simultaneó el magisterio con la predicación. En 1894, obtuvo la dignidad de canónigo magistral en la basílica de S. Francisco el Grande de Madrid. Pronto se extendió por toda España su fama de predicador. Fue teólogo, orador, músico, publicista fecundo, académico e historiador. Poseía una rica personalidad sensible al arte y a la belleza, y siempre en contacto con los últimos hallazgos de la ciencia y del espíritu humano. Admirado por todas las clases sociales. En 1896 fue nombrado capellán de honor y magistral de la Real Capilla. Reconocido con la condecoración del Mérito Militar y la Gran Cruz de Alfonso XII, fue académico de las Reales Academias de Bellas Artes y de Historia.Publicó interesantes obras científicas y religiosas, así como discrusos entre los que destaca "la oración del 2 de mayo": El sermón del padre Calpena dió en la Catedral de Madrid ante las más altas instituciones del Estado el 2 de mayo de 1898: España estaba inmersa en la crisis de 1989, motivada por la derrota española en la guerra que libró frente a los Estados Unidos, que concuyó con la emancipación de Cuba, Puerto Rico y Filipinas respecto del dominio español, y supuso el nacimiento de Estados Unidos como potencia mundial. Arengaba el Padre Calpena: «Es un pueblo nuevo compuesto de lo más despreciable de todos los pueblos, de la escoria de todas las naciones, de degenerados de todas las razas, reclutados allí por la expatriación o por la codicia» la joven nación americana :" Hoy nos atacan bárbaros que no vienen desnudos ni envueltos en pieles de pantera, sino montados en grandes máquinas de vapor ,armados con electricidad y disfrazados de europeos. Pero como todas las tribus bárbaras, no tiene más ideal que la codicia, ni más códigos que los desenfrenos de su voluntad (…Quieren destronar a Dios y colocar en sus altares al dollar como ídolo universal”. Continuaba su discurso advirtiendo sobre la joven nación de los Estados Unidos de América: «Hoy nos atacan bárbaros que no viene desnudos …ni envueltos en pieles de pantera …sino montados en grandes maquinas de vapor, armados con electricidad y disfrazados de europeos. Pero como todas las tribus bárbaras, no tiene más ideal que la codicia, ni más códigos que los desenfrenos de su voluntad …Quieren destronar a Dios y colocar en sus altares al dollar como ídolo universal». E l cura terminará diciendo que «esta guerra no es sólo una guerra religiosa, sino una guerra santa, una cruzada.»
Sigue leyendo...>

 

D. JOSÉ SELLES PENALVA. "EL CURA SEBETA" (17/05/1887- 30/03/1969)

 

Fué el párroco de La Romana durante 21 años, en los difíciles tiempos de la posguerra (desde el 1 de marzo de 1940 hasta el 3 de septiembre de 1961); tiempos en los que frente a las duras condiciones de vida, los romaneros acudían a su consuelo espiritual, pero también para calmar la hambruna:

Natural de Novelda, fue ordenado sacerdote el 1 de abril de 1911, tras haber cursado los correspondientes estudios eclesiásticos en el Seminario de Orihuela. Hasta 1925 permanece en Novelda, como Capellán, pasando luego a Pinoso y nuevamente a Novelda.

Finalmente fue destinado a La Romana, como ecónomo, donde se jubilaría en 1961. El pueblo de La Romana, en reconocimiento a su labor y admiración le nombró Hijo Adoptivo según acuerdo del Ayuntamiento, en sesión plenaria celebrada el 12 de agosto de 1961, bajo la presidencia del entonces alcalde, José Mira Rico: “Vistos los méritos, bondades, sacrificio y gran labor desarrollada al frente de la parroquia durante 21 años, por el reverendo señor cura párroco don José Sellés Penalva, el Ayuntamiento de La Romana, recogiendo el unánime sentir de la población, acordó en sesión de hoy, nombrarle Hijo Adoptivo de este pueblo”. También se tomó el acuerdo de dedicarle una calle. Y fue en las fiestas patronales de este mismo año, cuando después de la misa mayor, autoridades y pueblo en general, con banda de música en comitiva, se dirigieron hasta la calle rotulada con su nombre, procediendo a descubrir la correspondiente placa, tras unas palabras del Alcalde José Mira Rico “Pepito el Alcalde”, y del maestro de la escuela Ricardo Jover Beltrá. A continuación, en el Ayuntamiento, tuvo lugar la entrega por parte de la primera autoridad de la localidad, del pergamino acreditativo del título de Hijo Adoptivo.

No cesaba de requerir la protección de los más pudientes para ayudar a los menos favorecidos, como así lo atestiguó durante el discurso ofrecido durante el entierro de D. José Luis Gómez Navarro (1954), en el pronunció de manera sentida unas palabras en las que agradecía la caridad de "Don Luis":

"aquel al que le pedía

limosnas secretas

que tantos hogares auyentaban

...los fríos y las hambres

y las penas..."

D. José "El Cura" muere en Novelda el 30 de Marzo de 1969.

Sigue leyendo...>

D. JOSÉ MIRA FIGUEROA "PEPÍN" (1912-1976)

 

D. José Mira Figueroa, más conocido entre los romaneros como "Pepín", nace en La Romana (Alicante) el 25 de Julio de 1.912. Músico de profesión y concertista de piano, deleitó con sus dotes artísticas a los públicos más exigentes de España, Francia y otros paises. Pero sus mejores notas las dedicó en las reuniones que celebreba con sus amigos en "La Leonera" , agrupados en la asociación cultural de la que formó parte en La Romana: El Tranvía .

 

Fue un reputado concertista de piano que ejerció seriamente su profesión entre finales de los años treinta y principios de los sesenta del pasado siglo.“Pepín” nunca fue el nombre con el que se le conoció entre familiares, amigos y artistas: es solo el diminutivo con el que le llamaba su madre cuando era pequeño y que, lamentablemente, ya ha quedado como referencia directa en el pueblo hacia el músico.

Su rigurosa técnica pianística, la fidelidad de sus lecturas musicales y su sobriedad interpretativa le otorgaron un puesto en el pianismo español

La designación de una calle con su nombre en La Romana, en el 2004, fue motivo de confrontación para aquellos vecinos que desconocen que el reconocimiento a este ilustre romanero va más allá de su tierra, y que desde hace años la capital alicantina cuenta también con una calle dedicada al músico José Mira Figueroa.

Forma parte del patrimonio municipal la cueva en la reunía a su variado grupo de amistades y que escuchó sus últimas notas musicales: "La Covo de Pepín" . Quisó morir entre sus paisanos, y así falleció en La Romana el 24 de octubre de 1976. Desde entonces descansa en el cementerio municipal de La Romana

 

 

MATILDE CATURLA MASIÁ

 

Per Conxa Ruiz Jover

Donya Matilde, “la boticària” de La Romana: dona de porte aristocràtic, el.legància verbal i Chopin arrebatador. Sempre a l´altra banda de la botiga però propera a la gent. Amable, despistada i molt, molt artista.

Dins de la farmàcia una porta separava dèbilment dos mons ben diferents quan la música començava a omplir-ho tot.

Els “parroquians” anàven allí a demanar les seues medicines a don José Soriano (1) , el boticari, aquell home amb un somriure sempre als llavis. Jo també hi anava, a la farmàcia. Però anava a estudiar piano. Perqué jo tenia una sort immensa. El meu privilegi era que m´agradava tocar el piano, com a aquesta dona sòlida, donya Matilde, de una contundència pianística que me feia sentir menudeta-menudeta. Jo, amb catorze anys.

“Y qué suerte tienes”, me deia ma mare Conxita, la filla de don Ricardo el mestre. “Qué suerte tienes de poder estudiar en vacaciones en el piano de la farmacia. Con lo buenas personas que son…” Però sobre tot: “¡Qué bien toca doña Matilde!”

Donya Matilde tocava molt bé. Ella, per a mí, era La Pianista.

 

D. JOSÉ PÉREZ GARCÍA. "D. JOSÉ EL METGE"

 

El Ayuntamiento de La Romana, en sesión de 27 de octubre de 1.979 nombró a D. José María Pérez López, médico que fue de esta localidad, HIJO ADOPTIVO, igualmente una calle de este pueblo lleva su nombre y después de su fallecimiento, por suscripción popular se le erigió un busto que figura en el Parque que lleva su nombre.

     En el año 1991 D. Raimundo Jover presentó una propuesta al Ayuntamiento para que "La Romana" fuera añadida al apellido "Pérez". Esta propuesta fue aprobada por unanimidad. De la cual extraemos las siguientes lineas :

     "De todos son conocidos los grandes méritos que concurrían en el Dr.Pérez López, médico de esta localidad desde el año 1.939 hasta el 26 de septiembre de 1979 en que tuvo lugar la jubilación reglamentaria; médico de la Beneficiencia Municipal desde el mismo año 1939 y de la Seguridad Social desde su creación, llevando en ocasiones en acumulación la plaza de matrona, siendo durante mucho tiempo el único médico existente en el municipio, atendiendo a una población de más de 2.000 habitantes y a un término municipal de más de 40 km2, compuesto por el casco urbano de la población, barrios anejos y 14 pedanías distintas entre 3 y 6 km del mismo.

     Su celo profesional hizo que no disfrutara incluso de las vacaciones reglamentarias, no ausentándose un solo día festivo de la localidad por si fueran precisos sus servicios. Sus méritos le llevaron a que le fuera concedida la Medalla al Mérito en el Trabajo. En definitiva, "D. José", como era conocido en esta localidad se ganó el respeto y aprecio de sus convecinos por su trato humano, sacrificio, abnegación y competencia en el desempeño de su profesión y dedicó 40 años de su vida al servicio de los mismos."

Texto: D. Raimundo Jover. Fotografía : Francesc Gallardo

 

D. JOSÉ LUIS NAVARRO SEPULCRE

 

Empresario y obrero. Político a la vez que ciudadano. Hombre, pero ante todo persona, y de las buenas. Así describen sus allegados a José Luis Navarro Sepulcre, a quien recuerdan como un ser entregado, respetuoso, sensato, fiel y tenaz, así como alguien extraordinario y entrañable, que pasará a los anales de la historia de La Romana, entre otros motivos, por fundar y liderar la agrupación local del PSOE, al igual que por su implicación en el progreso socio-económico del municipio. Admirado por sus compañeros de partido, respetado incluso por sus adversarios políticos y estimado por los romaneros, murió el sábado a los 87 años de edad, legando a la vida una nutrida trayectoria de la que hoy se enorgullecen quienes reconocieron en él a una buena persona.

Don José Luis nació el 20 de febrero de 1920 en la partida rural de Els Palaus, en el seno de una familia humilde dedicada a la agricultura y al comercio. Cursó diferentes estudios de formación, desempeñado, a su vez, distintos oficios: agricultor, comerciante, profesor y perito mercantil y administrador de fincas, entre otros. Fue secretario particular de José Luis Gómez Navarro durante diez años, desde 1945 hasta la muerte de éste en 1954, ocupándose, desde entonces y hasta hace apenas dos años, de asuntos administrativos y de gestión de dicha familia en La Romana. En 1956, creó la “Cerámica La Romana”,  que mantuvo activa hasta 1991, anteponiendo los intereses de sus trabajadores a los suyos propios hasta el mismo momento del cierre de la misma.